Rejuvenecimiento Facial

El rejuvenecimiento facial se hace con procedimientos no quirúrgicos y procedimientos quirúrgicos o cirugías propiamente dichas.   Los procedimientos no quirúrgicos más utilizados son la toxína botulínica o Botox y los rellenos faciales.   Las cirugías más utilizadas  son la blefaroplastia, frontoplastia, ritidoplastia, y lipoinyección facial.

El objetivo de cualquier cirugía de rejuvenecimiento es lograr un resultado natural, armonioso y duradero.

Para lograr un resultado armonioso se debe evaluar el rostro como un todo y no de manera fragmentada como tradicionalmente se ha acostumbrado hacer. Es particularmente importante no desconocer que el envejecimiento no es algo que afecta las estructuras de la cara de manera separada y fragmentada sino global, y que compromete tanto los tejidos superficiales como profundos. No se debe pasar por alto el envejecimiento de la región frontal y peribucal que a menudo son olvidadas.

Cómo es el procedimiento?

Las cirugías de rejuvenecimiento facial se realizan generalmente en forma ambulatoria. En la consulta de acuerdo al caso se define si se hará bajo anestesia local o general y cual o cuales son los procedimientos indicados.

Según el caso pueden estar indicados la frontoplastia endoscópica o mínimamente invasiva (Rejuvenecimiento frontal), Blefaroplastia (párpados), Ritidoplastia (Mejillas), inyección de grasa o procedimientos para mejorar la textura y calidad de la piel.

A menudo se requieren varios de estos procedimientos para optimizar el rejuvenecimiento y lograr un resultado natural.